01-16-14

Comenzamos a provocar sueños. Y lo hicimos en la Biblioteca Insular de Gran Canaria el pasado viernes, 14 de octubre. Dentro de una semana, vendrán otras bibliotecas, otros espacios y otros públicos. Y los cuentos seguirán su curso, fluirán y llenarán el aire de palabras, ideas y nuevas intenciones. ¿Y qué ocurre entonces? Nada, sencillamente nada. Bueno, nada de lo que podamos ser conscientes. Porque ese es el poder de los cuentos: se instalan en alguna parte y esperan pacientemente ser descubiertos… Y nunca es tarde. Los cuentos, definitivamente, no son para dormir a los niños y las niñas, sino para despertar a los adultos.

La realidad es que disfruto tanto, tanto, tanto contando historias, que…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *