¡Estamos muy felices!

sandra_maría_yo

Estamos muy felices. Ni te imaginas cuánto. Ha sucedido que Sandra Franco Álvarez, la ilustradora María Arencibia y el que escribe, hemos sido reconocidos por el jurado de la V Edición de Cuentos Solidarios que organiza la Fundación Mapfre Guanarteme y la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria con nuestra obra «Wi».

Una obra dirigida a niños entre 6 y 12 años y que en diciembre de este año estará en las librerías.

Pero no nos sentimos felices solo por esto. Lo importante es que TODO lo que se recaude, íntegramente, irá directamente para el proyecto de Cáritas «Centro Lugo», que trabaja con mujeres en situación de prostitución y son víctimas de trata con fines de explotación sexual, reciba nuestra aportación a cambio de nuestro libro. ¿Te parece un trato justo?

¿Entiende ahora las sonrisas de la foto de cabecera?

Este es el fallo del jurado.

No nos importó, no… ¡Estamos en la carpa infantil!

joaquin
Aunque lo parezca, por la decoración, no estamos en una fiesta de fin de año o de carnavales. Es la carpa infantil de la Feria de Libros de Las Palmas de GC, organizada por el Gobierno de Canarias y la Asociación de Libreros. Este año. incluso, la han colocado fuera del ámbito de la propia feria… como un apéndice… Pero no nos importó. Tampoco nos importó un ruido continuo de no sé que motor que hacía casi imposible escuchar. Es una pena que no estuviese al lado de la carpa del Corte Inglés, me refiero al motor, seguramente el ruido hubiera desaparecido. Pero no nos importó, no. Tampoco que las sillas no estuviesen colocadas como si nadie fuese a venir. ¡Estamos en la carpa infantil! ¡Puede pasar de todo! Tampoco nos importó que no viniera nadie a presentar al protagonista, como ocurre en las otras presentaciones, en las importantes, en las de novelas de 300 páginas o más.
 
Pero, a lo que sí le prestamos atención, fue al público que nos acompañó, cerca de 25 personas,  niños y niñas que se inician en la lectura y familias que se preocupan para que conozcan a los autores de cerca. A ellos, Sandra Franco Álvarez, Belkys Rodriguez y un servidor, les presentamos parte de la obra de Joaquín Nieto Reguera. Estuvimos hablando y comentando aspectos y pareceres sobre algunos de sus libros. Joaquín, hizo un recorrido sobre la relación que ha tenido con la literatura a lo largo de los años y nos explicó a todos porqué y para qué escribe literatura infantil y juvenil.

Y es que, cuando uno está entre amigos y amigas, vuelves a comprobar, que lo importante es…

De la ficción a la escena: «Aloe, Vera y Otro».

imagesEl próximo jueves 21 de abril se estrenará, en el marco de Semana del Libro del Municipio de Mogán (Gran Canaria), la obra de teatro «Aloe, Vera y Otro». Una adaptación que he realizado del texto original «Aloe y Vera», de Sandra Franco Álvarez, relato incluido en el libro «Isla a isla. Cuento a cuento» publicado por Alargalavida. Los encargados de darle vida al guión son La Granuja Producciones. De la ficción al escenario. Es que ese cuento de «Aloe y Vera» tiene aún mucho camino que andar, porque trata de manera muy sutil, un tema tan «peliagudo» como el acoso escolar, la rabia, etc. La ilustración es de Lourdes Navarro Falcón y es la que acompaña al texto en el libro.

CEIP María Jesús Pérez Morales navega entre libros…

Cuando las visitas de autor son preparadas con ilusión, pues pasa lo que pasa y, sin meternos a adivinos, podemos prever lo que va a pasar. La motivación y las ganas por encontrarse con el libro, y luego con el autor, inyecta ilusiones y sobre todo, en ganas por seguir leyendo y conociendo nuevos libros, nuevas historias y autores.

Y todo eso, y más está ocurriendo en el CEIP María Jesús Pérez Morales, en el barrio de Tenoya (Las Palmas de Gran Canaria). Creo que detrás de todo anda Noelia Reyes Sánchez, docente del centro. Sea quién sea, mi más profundo agradecimiento, como autor y como lector, por la profesionalidad y el cariño con que son tratados los libros.

Están inmersos en el trabajo y en la lectura de textos que me son muy cercanos: «Grejo y el mar», «Pétalo 21», «Isla a isla. Cuento a cuento» o «El elixir Curalotodo».

Tres firmas y un libro, para nadar por el Mar del Libro.

brain-2Hace unas semanas visité el Colegio Brains Las Palmas. Agradecerles a la dirección del centro y a los compañeros y compañeras la confianza que ha depositado en mi desde hace años. Me invitaron tras la lectura de «Grejo y el mar» por parte del alumnado de 3ª de Primaria. Es un libro que publiqué en el 2010. La historia transcurre en el en barrio de Sardina del Norte, Gáldar. Y cuenta la aventuras de Jorge y cómo se transforma en Grejo.

A los niños y a las niñas les interesa muchísimo cómo fue se escribió el libro. Sin revelar ninguna de las sorpresas del texto, les contaré que les propuse a un grupo de amigos y amigas que me dijeran en qué animal marino le gustaría convertirse. Y así fue como todos aparecieron en el libro… Un juego muy divertido, un reto que me impuse, que salió como salió…

Parece que a estos tres amigos les gustó como quedó, y después de muchos años, es la primera vez que me encuentro con esta sorpresa:

brain-3

Espero, dentro de dos años, poder firmar en el hueco que queda abajo a la derecha.

Gracias al Colegio Brains Las Palmas por entender que los encuentros con los autores, humaniza la literatura.

¡Un abrazo de cuentos!

Platero es un burro pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera…

juan ramon daniel martin 1«Platero es un burro pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Come de todo y los del pueblo dicen que tiene acero». Así comienza Platero y yo, una de las obras de Juan Ramón Jiménez, quizás la frase más repetida cada vez que se hace alusión al poeta.

Cuando salí del Colegio Juan Ramón Jiménez, después de compartir una sesión de cuentos, pensaba que ese centro tiene algo especial, quizás sea pequeño, pero es peludo, y suave y los del pueblo dicen que tiene acero. Así que el escritor estaría orgulloso de este colegio y del esfuerzo que realizan para que la cultura forme parte del currículum del centro. Hay señas de identidad que no se pueden perder.

Agradecidos por la acogida, el tiempo que le dedicaron a los cuentos y la atención recibida. Por lo visto se repite pronto…

 

juan ramon daniel martin 2

Unas jornadas de cuento en el CEIP Isabel la Católica.

Taller de cuentos.

El CEIP Isabel Católica, situado en el capitalino barrio de Escaleritas, celebra todos los años unas jornadas de carácter festivo y formativo, para concienciar a las familias, al alumnado y a la comunidad educativa en general, sobre los beneficios de la inclusión educativa y sobre lo que significa la atención a la diversidad en el ámbito escolar. Mediante diferentes talleres los niños conocen como se comunica y escribe un niño o niña con problemas de visión, o cómo habla con las manos un deficiente auditivo o como se desplaza alguien en una silla de ruedas.

En este ambiente donde aprendemos a entender la diferencia me proponen un taller de cuentos, destinados a todos los niños del centro. El objetivo era que todos juntos disfrutaran de una actividad en común. Y así fue, y no sólo la disfrutaron los niños y las niñas, sino además algunos adultos que colaboraron conmigo en algunos momentos.

Es lo que tienen los cuentos narrados y la palabra: cada uno puede interpretarla como quiera.

Carta de la Infancia a la Literatura.

La foto es de Sandra Franco Álvarez, también escritora, y me ha servido de cabecera a esta carta que encontré, en una pequeña caja de abedul, que guardo celosamente y que hoy deseo compartir con todos ustedes.
La foto es de Sandra Franco Álvarez, también escritora, y me ha servido de cabecera a esta carta que encontré, en una pequeña caja de abedul, que guardo celosamente y que hoy deseo compartir con todos ustedes.

Estimada Literatura:

Quería darte las gracias.

Quería, desde hace años, decirte que las sonrisas han sido carcajadas cuando te descubrí; que los roces se transformaron en caricias y abrazos; que el miedo en alerta; que la desconfianza en seguridad; la mirada en amor y las caídas en aprendizajes.

Me di cuenta que siempre tenías la palabra adecuada; el gesto perfecto, sin disimulo. Me enseñaste la muerte sin maquillajes; la realidad que a veces es cruda y otras dulce. Me mostraste las razas, los colores de piel, los labios, las manos, los pies descalzos, el sexo, el pecho y las heridas, el corazón y las entrañas.

Me diste la mano. Lo sentí aquel día que buscaba entre las páginas respuestas para problemas, algunos aún sin resolver. Me dejaste, para que buscara la complicidad del amigo, de la compañera, de la soledad y del infinito amanecer de las relaciones entre los que nos queremos.

Permitiste que te odiara, que te mandara al carajo una y otra vez, convencida que lo sabía todo. Te critiqué. Te ahogué en el mar de la indiferencia. Te birlé hojas, y con ellas, historias. Pero cuando volví, ahí permanecías tú, Literatura, esperando a que las mariposas desplegaran sus alas.

Ahora sé que no existes para dormirme ni atolondrarme. Existes, Literatura, para despertarme a la vida, a la música de los sentidos, a las melodías de las palabras y a la coreografía permanente de la imaginación.

Quería darte las gracias, Literatura, por permitirme ser Infancia, ayer, hoy y mañana… como las mareas.

Gracias.