El penúltimo beso volao de Juana.

Siempre me dijiste que este cuento era su preferido.
Y ayer decidiste lanzar otro beso volao al aire, el penúltimo.

Los que te conocemos, tenemos la seguridad de que ese beso estará rondando por las vidas de todos los que tuvimos algo que ver contigo.
Recorrerá permanentemente las aulas en las que enseñaste a vivir.
Bailará por los rincones del Juan Ramón Jiménez, tu escuela, una danza interminable.
Visitará los corazones de los cientos de niños y niñas que crecieron contigo.
Será un beso volao libre, sencillo y con una sonrisa inconfundible.

Has ganado el mayor de los premios posibles: tus alumnos y alumnas nunca te olvidarán.

Estás en paz.
Gracias, Juana, un abrazo de cuentos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *