El mayor de los premios…

Hace años visité el CEIP Tenteniguada. Había leído «Grejo y el mar». Fue un encuentro intenso y entrañable. Cuando acabamos me hicieron un regalo. Lo guardo como un gran premio; lo tengo siempre cerca, a la vista, para que no deje de recordarme cuál es el objetivo y qué busco en cada línea. No sé quién lo realizó materialmente, pero siempre tendré presente a este centro del Municipio de Valsequillo, por animarme a seguir escribiendo, allá por el 2011… y aquí estoy.

Hablando de «Grejo y el mar», la compañera Vanessa Hernández Sosa ha elaborado una nueva guía de lectura, que compartimos.

Doblemente agradecido a este libro y lo que genera.

 

CEIP María Jesús Pérez Morales navega entre libros…

Cuando las visitas de autor son preparadas con ilusión, pues pasa lo que pasa y, sin meternos a adivinos, podemos prever lo que va a pasar. La motivación y las ganas por encontrarse con el libro, y luego con el autor, inyecta ilusiones y sobre todo, en ganas por seguir leyendo y conociendo nuevos libros, nuevas historias y autores.

Y todo eso, y más está ocurriendo en el CEIP María Jesús Pérez Morales, en el barrio de Tenoya (Las Palmas de Gran Canaria). Creo que detrás de todo anda Noelia Reyes Sánchez, docente del centro. Sea quién sea, mi más profundo agradecimiento, como autor y como lector, por la profesionalidad y el cariño con que son tratados los libros.

Están inmersos en el trabajo y en la lectura de textos que me son muy cercanos: «Grejo y el mar», «Pétalo 21», «Isla a isla. Cuento a cuento» o «El elixir Curalotodo».

Tres firmas y un libro, para nadar por el Mar del Libro.

brain-2Hace unas semanas visité el Colegio Brains Las Palmas. Agradecerles a la dirección del centro y a los compañeros y compañeras la confianza que ha depositado en mi desde hace años. Me invitaron tras la lectura de «Grejo y el mar» por parte del alumnado de 3ª de Primaria. Es un libro que publiqué en el 2010. La historia transcurre en el en barrio de Sardina del Norte, Gáldar. Y cuenta la aventuras de Jorge y cómo se transforma en Grejo.

A los niños y a las niñas les interesa muchísimo cómo fue se escribió el libro. Sin revelar ninguna de las sorpresas del texto, les contaré que les propuse a un grupo de amigos y amigas que me dijeran en qué animal marino le gustaría convertirse. Y así fue como todos aparecieron en el libro… Un juego muy divertido, un reto que me impuse, que salió como salió…

Parece que a estos tres amigos les gustó como quedó, y después de muchos años, es la primera vez que me encuentro con esta sorpresa:

brain-3

Espero, dentro de dos años, poder firmar en el hueco que queda abajo a la derecha.

Gracias al Colegio Brains Las Palmas por entender que los encuentros con los autores, humaniza la literatura.

¡Un abrazo de cuentos!