Mi primera maestra…

Hace unos días se ha celebrado el «Día de los docentes». Yo soy maestro y siempre me he sentido muy orgulloso de ello… Por eso quiero regalarles este cuento y esta narración.

Hace unas semanas, una maestra, con edad para jubilarse, me decía que no quería hacerlo porque sentía que aún le quedaba mucho por aprender y que había descubierto tantas cosas que no sabía si iba a tener tiempo. 

Esa vocación, que te hace vivir y sentir las cosas como si fuesen la primera vez, es el impulso y la vida de cualquiera que se sienta maestro y maestra.

Aquí te dejo mi humilde homenaje:

Narrando para crear sueños…

01-16-14

Comenzamos a provocar sueños. Y lo hicimos en la Biblioteca Insular de Gran Canaria el pasado viernes, 14 de octubre. Dentro de una semana, vendrán otras bibliotecas, otros espacios y otros públicos. Y los cuentos seguirán su curso, fluirán y llenarán el aire de palabras, ideas y nuevas intenciones. ¿Y qué ocurre entonces? Nada, sencillamente nada. Bueno, nada de lo que podamos ser conscientes. Porque ese es el poder de los cuentos: se instalan en alguna parte y esperan pacientemente ser descubiertos… Y nunca es tarde. Los cuentos, definitivamente, no son para dormir a los niños y las niñas, sino para despertar a los adultos.

La realidad es que disfruto tanto, tanto, tanto contando historias, que…

Platero es un burro pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera…

juan ramon daniel martin 1«Platero es un burro pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Come de todo y los del pueblo dicen que tiene acero». Así comienza Platero y yo, una de las obras de Juan Ramón Jiménez, quizás la frase más repetida cada vez que se hace alusión al poeta.

Cuando salí del Colegio Juan Ramón Jiménez, después de compartir una sesión de cuentos, pensaba que ese centro tiene algo especial, quizás sea pequeño, pero es peludo, y suave y los del pueblo dicen que tiene acero. Así que el escritor estaría orgulloso de este colegio y del esfuerzo que realizan para que la cultura forme parte del currículum del centro. Hay señas de identidad que no se pueden perder.

Agradecidos por la acogida, el tiempo que le dedicaron a los cuentos y la atención recibida. Por lo visto se repite pronto…

 

juan ramon daniel martin 2

Unas jornadas de cuento en el CEIP Isabel la Católica.

Taller de cuentos.

El CEIP Isabel Católica, situado en el capitalino barrio de Escaleritas, celebra todos los años unas jornadas de carácter festivo y formativo, para concienciar a las familias, al alumnado y a la comunidad educativa en general, sobre los beneficios de la inclusión educativa y sobre lo que significa la atención a la diversidad en el ámbito escolar. Mediante diferentes talleres los niños conocen como se comunica y escribe un niño o niña con problemas de visión, o cómo habla con las manos un deficiente auditivo o como se desplaza alguien en una silla de ruedas.

En este ambiente donde aprendemos a entender la diferencia me proponen un taller de cuentos, destinados a todos los niños del centro. El objetivo era que todos juntos disfrutaran de una actividad en común. Y así fue, y no sólo la disfrutaron los niños y las niñas, sino además algunos adultos que colaboraron conmigo en algunos momentos.

Es lo que tienen los cuentos narrados y la palabra: cada uno puede interpretarla como quiera.