Llegó la familia F al Museo Elder… y me quedé sin palabras.

Sentirme agradecido me sabe a poco. Estoy abrumado. Lo que vivimos el pasado viernes en el Museo Elder no se puede explicar en unas pocas líneas. No tengo un abrazo de cuentos lo suficiente mente grande para todos. Gracias a la gente del CEIP Los Caserones por todo el cariño y todo el esfuerzo, especialmente a ellos. Les dejo con algunas palabras que se dijeron esa tarde… 

A mi familia a la que le agradezco su apoyo constante en esta humilde locura, que no es otra sino la describir, comunicar, narrar y sentir…

Caserones es el colegio en donde aprendí a ser maestro, en donde crecí como persona. Hoy han grabado en mi memoria algo que no olvidaré jamás. Mónica y Esther y cada uno de ustedes representan el espíritu de Caserones: la lucha por la vida, por sentirse más digno, por ser…


Gracias al Museo a su dirección y personal, por lo bien que me han tratado y por tener tan claro, tan nítido, que la cultura y la ciencia van de la mano y que juntas son un arma poderosa para cualquier sociedad…

Yo no tengo ninguna duda: San Lorenzo no es una tierra de paso, es un lugar para quedarse…


Estoy rodeado de amigos y amigas que han acompañado y me tienen en sus pensamientos. Gracias por quererme…

El libro está dedicado a Pedro. Pedro es mi amigo… Es curioso, tantas cosas que hacemos pensando que no tienen importancia, y al cabo de los años cobra una dimensión que no habíamos previsto…

Necesito tomarme un brebaje como los que aparecen en el libro. Y tú, Verónica, los preparas bien ricos. Quizá el hecho de que me siga emocionando después de 15 libros publicados, como si fuese el primero, es una señal de que aún tengo mucho que aprender…

Lourdes Navarro no está aquí. Pero ella simboliza el esfuerzo y el trabajo de muchos canarios y muchas canarias que necesitan salir fuera para poder desarrollar su labor profesional. Hay nivel. Mucho…

Y gracias a todos los que han venido, a los que han querido acompañarme, este es un momento amargo para mí porque me desprendo del libro que me acompañado durante estos últimos meses; ya deja de ser mío, ya no puedo controlarlo, ya no sé qué va a pasar con sus personajes y con la historia. Ahora le toca ustedes, a los lectores, hacer que la familia F cobre vida de verdad.

  • F de felicidad.
  • F de fantasía.
  • F de fuerza.
  • F de farándula.
  • F de firmeza.
  • F de familia.

¡Un abrazo de cuentos!

Puenting.

Como emociona.
Es algo difícil de explicar. Imagino que será algo así como el puenting. Yo nunca lo he hecho, pero… Estoy con un nuevo libro, una nueva aventura, un nuevo reto y, después de meses de trabajo, empieza todo a fluir y ya no puedes parar de escribir porque las ideas han encontrado el cauce.

Ingredientes:

  • Ordenador para consultas y para escribir. Utilizo el Srivener como programa de escritura. Y mis referencias en la red suelen ser en la RAE y la Fundación Fundeu.
  • Música que escucho, aunque en momentos determinado necesito silencio para poder escuchar mi voz interior y las que llegan de fuera (consejos, propuestas, nuevas ideas, referencias literarias…).
  • Libros de referencia: Diccionario (Espasa), Gramática didáctica del español (SM), El libro del español correcto (Espasa), La gramática descomplicada (Taurus), Perdón, imposible (Ariel) y El dardo en la palabra (DeBolsillo)… Principalmente son los que consulto habitualmente.
  • Mi libreta: los que me conoces saben que antes de empezar a escribir un libro, elijo bien la libreta. Puede ser una que ya haya sido utilizada o nueva. Nunca arranco una hoja de mis cuadernos. Los errores son tan importantes como los aciertos.
  • Bolígrafo: en este caso una pluma que me regalaron mis hijos, es sencilla, pero para mi es un tesoro.
  • y, el más importante: un regalo de unos alumnos y alumnas (CEIP Tenteniguada), que siempre tengo cerca para que me recuerde cuál es el sentido real de este trabajo, qué objetivos no debo perder nunca, qué me mueve y porqué lo hago. El objeto no es importante, pero el sentido que encierra sí.

Lo dicho, seguir escribiendo…

«Wi», un libro que llega para ayudar.

«Wi» es mi último libro. Está escrito junto a la escritora Sandra Franco Álvarez e ilustrado por María Arencibia Pérez, con la que ya he trabajado en otros proyectos como «Diario de un visitante», «SOS, ladrido por Mima», «Arehuc» y «Juan Luis Yaris». Con Sandra Álvarez he escrito «El elixir Curalotodo», «SOS,  ladrido por Mima» e «Isla a isla. Cuento a cuento». Puedes encontrarlos en dos versiones bilingües, traducidas por Patricia Pérez, edición en francés, y Margarita Esther Sánchez, edición en inglés.

Este libro es especial, y no sólo porque puedas encontrar dos versiones bilingües,  ni porque haya sido escrito por dos escritores, ni porque haya sido ilustrado por María Arencibia, ni porque sea la obra ganadora del Concurso Solidario en su 5º Edición, ni porque haya sido publicado por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y la Fundación Mapfre Guanarteme. Es especial porque los beneficios de la venta de «Wi» serán donados a el Centro de Atención a la Mujer Lugo, un proyecto de Cáritas Diocesana de Canarias cuya finalidad es la atención a mujeres que viven en situación de riesgo o exclusión dentro del contexto de la prostitución y a aquellas que son víctimas de trata con fines de explotación sexual.

Así que tienes la oportunidad de hacerte con un libro para tus hijos e hijas y colaborar para una causa justa.

El texto está indicado para niños y niñas mayores de 8 años hasta el infinito y más… Y si quieres tener más información, solo tienes que ir a este enlace.

Las ilustraciones de María, como siempre, inconfundibles y llenas de color y ternura.

RaperaWaterPark, una de las heroínas de este libro. © de la ilustración: María Arencibia.
Barrigaman, un súper héroe con una habilidad muy especial. © de la ilustración: María Arencibia.

Llegan «Los Invencibles en la Operación Palomo»

Portada invencibles

Ya tenemos portada del nuevo libro, de la nueva aventura. Las ilustraciones son de Lourdes Navarro Falcón, con la que ya trabajé en el libro colectivo «Isla a isla. Cuento a cuento».

Estará editado por Alargalavida – Bilenio Publicaciones. Ya les iré contando más, pero les aseguro que me he divertido muchísimo con esta novela. Si todo va bien, en septiembre podrán disfrutar junto a Maca, Lii, Cecilio, Facundo… (Creo que ya he dicho demasiado).

¡Un abrazo de cuentos!

Adrenalina y algo más: terminando un nuevo libro.

Es complicado. Estoy acabando un nuevo libro y sé que si se publica dejará de ser mío. La sensación es doble. Emoción y satisfacción, por un lado. Notas como la adrenalina, las ideas y los pálpitos se aceleran. Empieza a deslumbrarse el final, ves como los elementos se unen, como los azares dejan paso a las causas. Todo encaja. El escritor sabe cuando la obra acaba. Eso me ha costado aprenderlo, debo de confesarlo. Uno no puede cargar con todo lo que crea. El proceso de creación es también un proceso de desprendimiento, es un acto solidario, un acto de pérdida sostenida, pero perdida.

Por otro lado, recorres el proceso creativo y ves como tus experiencias se esconden detrás de unas palabras, de unas frases e incluso el ritmo narrativo. Y te llegan recuerdos, necesarios para mantenerse cuerdo (re-cuerdo).

Y llegado este punto, tarareo eso de:

«Y estoy temiendo ahora no ser interpretado. Casi siempre sucede que se piensa algo malo. Debo partirme en dos, debo partirme en dos. Y unos dicen que allí y otros dicen que allá, y solo quiero decir, solo quiero cantar y no importa la suerte que pueda correr una canción…» (Silvio Rodríguez)